pintores

El Centro Educativo Luz de Media Luna está orientado hacia la protección integral de cada niño y niña en alto riesgo social, en la ciudad de Medellín.

Por tal razón, se propone hacer énfasis en la formación integral, fundamentada en la ética, la participación, la solidaridad, la autogestión, la convivencia armónica y la justicia social, para formar niños y niñas con autonomía.

El Centro Educativo Luz de Media Luna nació en 1995 bajo el nombre de Hogar Infantil Luz de Media Luna, con el propósito de proteger a 35 niños y niñas de familias desplazadas, ofreciéndoles alimentación y educación básica. En 2009, este sueño creció para atender a más niños y niñas con calidad y compromiso, recibiendo así la acreditación como Centro Educativo, por parte de la Secretaría de Educación de la Alcaldía de Medellín.

Actualmente, en el Centro Educativo se brinda atención integral (pedagogía, nutrición y atención psicosocial) a más de 150 niños y niñas, desde la gestación hasta los 5 años de edad, víctimas del desplazamiento forzado, cuyos padres se dedican a las ventas ambulantes e informales, que están constantemente expuestos a ser abusados, maltratados, explotados laboralmente o a sufrir accidentes en las calles. Niños y niñas que sufren de desnutrición, violencia intrafamiliar y sus consecuencias, que permanecen desescolarizados, que conviven en inquilinatos y otros espacios con expendedores de sustancias psicoactivas, trabajadores sexuales y habitantes en situación de calle, entre otros.

Hoy, en el Centro Educativo Luz de Media Luna, se ofrece una educación integral basada en la «Pedagogía del Amor», cuyo objetivo es la formación y difusión de los valores y los procesos formativos-educativos desde los primeros años de vida. Busca, asimismo, el ejercicio de sus derechos, el fortalecimiento de su identidad y del sentido de pertenencia, la participación comunitaria, como posibilidad de una transformación gradual del entorno, y la facilitación para la construcción de proyectos de vida individuales, familiares y colectivos. En el Centro Educativo se brinda apoyo de carácter formativo, psicosocial, nutricional, cultural, ecológico, espiritual y deportivo, ofreciéndoles así, a nuestros niños, niñas y a sus familias, una oportunidad de mejorar su calidad de vida.

Nuestra pedagogía emplea los espacios temáticos, es decir, lugares significativos en donde los niños y las niñas transforman su cotidianidad a través de actividades artísticas, lúdicas y recreativas, con las que exploran, de forma intencionada, diversas maneras de desarrollarse integralmente. El espacio temático trasciende el concepto físico de aula, debido a que aquellos hábitos mecánicos o artificiales en los que cotidianamente se desenvuelve el niño y la niña, son resignificados con el fin de redescubran su realidad, se apropien de nuevos conocimientos, se formen y eduquen en valores y transformen sus imaginarios, a partir del aprendizaje significativo, la «Pedagogía del Amor» y el reconocimiento de derechos y deberes.

Los espacios temáticos tienen la característica de ser rotativos, de esta manera los niños y las niñas están en continuo movimiento y tienen la posibilidad de compartir con todos los agentes educativos y con los demás niños y niñas, lo que les permite estar en continua interacción social. Igualmente, se encuentran especialmente dotados para potencializar sus habilidades y capacidades, para convertirse en un espacio para la creación, el descubrimiento y la transformación del mundo simbólico de los niños y las niñas.